La exfoliación y sus múltiples beneficios

 

 

¿Qué es la exfoliación?

 

La exfoliación es un proceso natural por medio del cual se renuevan las células de la piel, eliminando las impurezas y células muertas.

Sin embargo en el área estética, tanto en cosmiatría como en cosmetología se recurre al uso de exfoliantes naturales o artificiales para cuidar la piel.

Dentro de esta área de la belleza, el proceso se usa para dar un efecto rejuvenecedor en la zona del rostro.

 

Tipos de exfoliación

  • Física

La exfoliación física es la que se realiza a partir de productos naturales o artificiales que con tengan micro partículas que ayuden a remover las células muertas por medio de un masaje circular

  • Química

Por otro lado existe la llamada exfoliación química conocida como peeling donde se aplica ácido salicílico o fenol para realizar la exfoliación, lo más importante en este caso es que sea realizado por un profesional.

Recomendaciones de aplicación

 

Este tratamiento estilo es recomendable para personas de todas las edades sin importar el estado de  su piel pues ayuda a limpiarla, evitando patologías o posibles infecciones.

La exfoliación es aconsejable realizarla cada 15 días o una vez al mes para dejar al cuerpo recuperarse.

¿Cómo ayuda la exfoliación a mi piel?

Este proceso natural estimula la regulación celular y a la vez  beneficia a este órgano del organismo, generando como resultado una piel sana, limpia, fresca y suave. 

  • Elimina las células muertas
  • Da sensación de suavidad
  • Genera un brillo natural
  • Limpia la epidermis
  • Previene el envejecimiento cutáneo
  • Activa la circulación
  • Promueve la oxigenación epidérmica
  • Estimula al sistema linfático

Algunos exfoliantes naturales

  • El café
  • Leche y avena
  • Granola y agua
  • Linaza y miel
  • Azúcar morena con limón o agua
  • Suero de leche y sal
  • Miel y avena
  • Azúcar con aceite de oliva

En algunos casos también se puede recurrir al uso de cepillos o esponjas especiales para exfoliar el cuerpo o rostro.

 

Como conclusión les diremos que una vez terminado el proceso de exfoliación, la piel quedará más porosa permitiendo una hidratación profunda, absorbiendo mayor cantidad de nutrientes o cremas para reflejar y tener un mejor aspecto físico, tanto interna como externamente.

Te puede interesar

Esta entrada tiene 7 comentarios

Deja una respuesta