Las radiografías en quiropráctica permiten conocer con exactitud la posición de cada vertebra y hueso para ofrecer un tratamiento realmente personalizado y adaptado al padecimiento, pero ¿Por qué trabajar con radiografías?
El trabajar con radiografías es el mejor método de diagnóstico quiropráctico ya que la radiografía muestra claramente los diferentes tipos de movimientos que pueden tener las vertebras y que pueden afectar al tejido periférico que ahí nace, por decir:

 

 

 

  • Rotación
  • Flexión lateral
  • Anterior
  • Posterior
Conocer con exactitud la posición real que tiene cada vertebra nos permite realizar el ajuste con facilidad y precisión ya que los ajustes vertebrales se basan en radiografías como los que se basan en el tacto por tener un ejemplo, esto ayuda a dar un diagnostico mucho más exacto y así ofrecer a los pacientes un tratamiento realmente personalizado y adaptado a su padecimiento y necesidad.
Recordemos que la quiropráctica es una profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos del sistema neuromusculoesquelético y de los efectos de éstos en la salud general. Se utilizan principalmente técnicas manuales tales como el ajuste y/o la manipulación articular, centrándose en las articulares y en la restauración de la función.

¿En qué consiste el tratamiento quiropráctico?

Los tratamientos quiroprácticos generalmente implican la manipulación espinal donde se utiliza presión en una articulación de la columna vertebral, se utiliza para mejorar el dolor y la función. La manipulación se puede hacer con las manos o un dispositivo especial. La fuerza cuidadosa y controlada que se utiliza en la articulación puede variar desde suave a fuerte y de lenta a rápida. A veces se manipulan también otras articulaciones del cuerpo para ayudar a tratar la columna vertebral.
El objetivo del tratamiento quiropráctico es aumentar el movimiento en la articulación y relajar los músculos. Algunos quiroprácticos usan calor, estimulación eléctrica o ultrasonido para ayudar a relajar los músculos antes de manipular la columna vertebral.